miércoles, 13 de enero de 2010

Allá lejos y hace tiempo... mis otras vidas





Texto de Ana M. Fernández Vuono
 
Disfruto plenamente pensando que he vivido antes: muchas veces, muchas vidas, muchos ciclos.

Me gusta saberme eterna e infinita.

Entonces me doy permiso para jugar con mi imaginación y la suelto. Desmesurada, mi fantasía – o quizás mi recuerdo ¿quién lo sabe en verdad?- me muestra escenas en las que encuentro mis orígenes y me completo.

Cada vida pasada es una parte de mí, imprescindible para explicar este ser que hoy respira, siente y goza.

Cada ser que habitó esta multitud que soy, me ha legado un don que puedo cultivar o dejar morir.

No me importan los detalles de otras vidas, ni recordar los nombres de los muchos que dieron cuerpo y deseo a esta persona que hoy los convoca en esta ceremonia de palabras.

Todo eso es vanidad cuando existen los dones. Y éstos se revelan cuando se comparten, siendo éste es el secreto que los multiplica.

Sé que allá lejos y hace tiempo fui otras/otros, fui muchas/muchos.

Sé que soy una suma de recursos y tendencias.

Sé que mi cuerpo está hecho de materia reciclada y que mis deseos fueron deseados muchas veces.

Y sé que tengo todo el tiempo del universo para desplegarme.

Porque me gusta saberme eterna e infinita. Porque me gusta sentirme dueña del tiempo.

Y también sé que esos seres están allí para enseñarme lo que aprendieron, para que yo no tenga que repetir sus mismos errores ni quedar atrapada en sus mismas incertidumbres.

Me complace saberme guiada por quienes han vivido antes y hoy, siendo mis huéspedes interiores, tienen la generosidad de transmitirme su sabiduría.

Porque soy en ellos y ellos son en mí.

Porque nada se pierde.

Porque todo es cosecha.

Porque así puedo heredarme en otro ser que, quizás, en una tarde lluviosa, abra un cuaderno y, simplemente, también los recuerde.



5 comentarios:

María Cecilia dijo...

Ana, muy hermoso tu pensamiento. Comparto esa creencia de saberte eterna. Yo no he llegado a sentirme dueña del tiempo pero quizás me siento como fuera del tiempo, se que no me adapto al tiempo del reloj, siento otro tiempo, mucho más lento. Un beso grande.

Cecilia

Ana M. Fernandez Vuono dijo...

Gracias Cecilia!! Es una sensación muy neptuniana ¿no? como lo que vos referís también al decir que te sentís fuera del tiempo...
El día que publiqué esta nota, alguien me dijo que era muy omnipotente eso de querer sentirse dueña del tiempo... Besos!
Ana

Lorena dijo...

ANA: ME HICISTE PENSAR EN QUE LA ENERGIA NO SE DESTRUYE SOLO SE TRANSFORMA, TU PROPUESTA LLENA LA VIDA, NOS DIMENSIONA MUCHO MAS ALLA DE NUESTROS PROPIO LIMITES, NOS DA PERSPECTIVA.
GRACIAS

LOREJA

Ana M. Fernandez Vuono dijo...

Gracias Lorena! Y sí, todo se transforma. Nada se destruye... quizás se deconstruye para reconstruirse de otro modo.
Cariños
Ana

Maria Eva dijo...

Yo creo lo mismo desde hace tiempo. A veces me pregunto por qué cometo ciertos errores continuamente y me doy cuenta que es el resultado de esas otras vidas.
Confío que algo de lo aprendido en esta me sirva para mejorar las siguientes. Un abrazo, amiga!